¿Qué no es el enfoque de género en educación?

21 ago, 2019 - 2 min


Desde hace algunos meses, el enfoque de género en educación es uno de los temas que más resuena en el medio social. Desde los diferentes espacios, han surgido diversas posiciones sobre este aspecto, pero ¿Conocemos, realmente, a qué se refiere el enfoque de género propuesto para las escuelas?

¿Sabemos qué busca este enfoque? ¿Entendemos qué significa un enfoque? ¿Tenemos claridad de cuáles son los enfoques que propone el currículo? ¿Conocemos cómo se relaciona el enfoque de género con la construcción de una mejor Nación?

Para responder a estas preguntas, primero hay que tener claro que el enfoque de género forma parte de los siete enfoques transversales que propone el currículo nacional de educación, los cuales son: enfoque de derechos, enfoque inclusivo o de atención a la diversidad, enfoque intercultural, enfoque igualdad de género, enfoque ambiental, enfoque orientación al bien común, enfoque búsqueda de la excelencia.

Ahora que tenemos claro que hay más de un enfoque, es necesario saber a qué nos referimos cuando hablamos de enfoque. Según Lavell (2006), un enfoque es un tipo de acercamiento a un problema con el objetivo de comprenderlo e intervenir en él. El enfoque constituye una visión particular o colectiva de un contexto o problema y la forma de abarcarlo; es algo así como los lentes que nos ponemos para ver y entender con más claridad una situación o problema.

Los enfoques del currículo, además, son transversales. Esto quiere decir que “cruzan” el currículo, por lo que no pertenecen a un área académica específica, sino que se trabajan en todas las áreas y se viven en toda la escuela. Los enfoques transversales aportan concepciones importantes sobre las personas, su relación con los demás, con el entorno y con el espacio común, y se traduce en formas específicas de actuar, que constituyen valores y actitudes (Ministerio de Educación, 2016).

 

Plan International - Educación - Niña estudiando

En cuanto a la igualdad de género, la UNESCO (2014) la define como:

“La igualdad de derechos, responsabilidades y oportunidades de las mujeres y los hombres, y las niñas y los niños. La igualdad no significa que las mujeres y los hombres sean lo mismo, sino que los derechos, las responsabilidades y las oportunidades no dependen del sexo con el que nacieron”

Y esta necesidad de igualdad entre mujeres y hombres surge porque, tanto en nuestro país, como en diferentes partes del mundo, se evidencia que la desigualdad está presente en el día a día de niñas y niños, tanto en sus hogares como en sus comunidades, en los libros de texto, los medios de comunicación y entre los hombres y mujeres que cuidan de ellos (UNICEF).

De esta manera, el enfoque de igualdad promover la igualdad de oportunidades entre niñas y niños, rompiendo estereotipos que han llevado a que las niñas sean tratadas como personas de menor capacidad, destinadas a ser el sexo débil; que es una condición que por mucho tiempo sirvió como base para propiciar y justificar las conductas de abuso hacia ellas. 

El enfoque de género en el currículo busca que se propicien mejores condiciones para las niñas, brindándoles los recursos para que no sean víctimas de violencia, para que hagan respetar sus derechos y eviten situaciones que las releguen dentro de la sociedad, tales como el embarazo precoz.  

Atender a las niñas no solo es un principio de justicia social, sino también de desarrollo social. Es así que, diferentes expertos afirman que el cambio de la situación de las niñas y las mujeres hará disminuir la pobreza, reducirá los conflictos y cambiará la economía (Plan International, 2015).

Una sociedad donde se vivan los valores de la tolerancia, equidad, inclusión, justicia y respeto será una sociedad con bases sólidas para construir un mejor proyecto de país. De esta manera, una perspectiva de género busca construir y que todos seamos parte de una Nación donde, tanto mujeres y hombres, vivan sin miedos ni estereotipos que las y los disminuya como seres humanos; y la escuela como escenario de construcción social es llamada a asumir este compromiso.

 

 

Referencias:

UNESCO (2014). INDICADORES UNESCO DE CULTURA PARA EL DESARROLLO, Manual Metodológico

UNICEF https://www.unicef.org/es/igualdad-de-genero